Buen Fin

El Buen Fin

El Buen Fin. Pseudocultura  desde la perspectiva de la escuela de Frankfurt. 


Es el mundo al revés de la economía del
beneficio en donde todo está en venta,
y en donde la humanización de las mercancíasse corresponde con el empobrecimiento
de las facultades de los sujetos.(Blanca Muñoz: 2011)



La pseudocultura es un término acuñado por los pensadores de la escuela de Frankfurt para definir e identificar una concepción de mundo que se estaba formando a partir de la difusión industrializada de símbolos, y que fue apropiada por el sistema capitalista. Las consecuencias de dicha  masificación y/o producción industrializada de formas simbólicas, fue la de crear una nueva forma de organizar el mundo, limitando la razón crítica, homogeneizar a la población y volver consumista a los ciudadanos.

Para poder ejemplificar las características de la pseudocultura, busqué una noticia en periódicos, revistas, televisión, internet, radio y esto me llevó, a no encontrar una noticia, sino a encontrar, la noticia. En todos los medios se repetía y al salir a la calle estaba presente en cartelones, lonas, flyer. Publicidad masiva que invita al consumo desenfrenado o mejor dicho al endeudamiento a 6, 12, o hasta 24 meses, para poder pagar un producto. La noticia es el Buen fin, donde del 14 al 17 de Noviembre del presente año, empresas, marcas, tiendas y negocios bajan su precios, “súper descuentos” que van del 10% al 30% y los más aventureros apuestan al  50% de descuento (pocos), pero el punto fuerte son los créditos, es la posibilidad de tener los productos hoy y pagarlos al próximo año.


El buen fin es un ejemplo de la pseudocultura. Evento que tiene la finalidad de activar la economía, un propósito aparentemente bueno, ya que los participantes son las empresas transnacionales y pequeños negocios que no se quieren quedar atrás, el bajo costo de los productos es dudoso, pero el constante bombardeo publicitario lo hace creíble, más con la súper promoción de pagar a contado y los clásicos abonos chiquitos. Pero qué es la pseudocultura, para poder comprender el concepto, lo ejemplificaré relacionando algunas características de la pseudocultura con las practicas de buen fin. Blanca muñoz da cinco características de la pseudocultura basándose en los conceptos y posturas de los miembros de la escuela de Frankfurt.

La primera característica es el cambio de lo bidimensional  a lo unidimensional que expuso Herbert Marcuse. Es el paso a la homogeneización, moldear a los sujetos del planeta bajo una misma línea, guiando su vida por medio de la publicidad, vivir por y para el consumo, pensar y actuar conforme dicta el mercado, perdiéndose el desarrollo espiritual y colectivo. Ahora el sujeto es aprisionado por las marcas, la publicidad acosa día a día a los sujetos, como en la temporada del buen fin donde en todos lados hay anuncios publicitarios invitando a aprovechar las grandes ofertas y descuentos que sólo están presentes en estos días, quizá no volverán a estar en promoción, pero como sabemos, es un discurso que presiona al receptor a aprovechar la oferta pues la pone como única en la vida, aunque no sea así. Este es un aspecto de la unidimensionalidad, la publicidad guía a los individuos a consumir, limitando la reflexión crítica que llegaran a tener, alineando sus conductas, trabajar para consumir productos ociosos.

La Sociedad Unidimensional es definida por Marcuse como la sociedad sometida a la continua fetichización y alienación de sus miembros. En este sentido, resulta ser una sociedad en la que la razón instrumental ha logrado, mediante una utilización ideológica de la ciencia y la técnica, un impresionante poder de transformación de las necesidades y motivaciones de los individuos, y en este punto hay que situar el triunfo y pervivencia del sistema. Para Marcuse, el individuo "unidimensionalizado" es áquel que percibe y siente como suyas las perspectivas y necesidades que los mecanismos publicitarios y de propaganda le prescriben.[1]

Segunda característica, descender los estándares intelectuales, los mass media deben ser  comprensibles y por ello consumibles. El logotipo del Buen fin es reproducido por las compañías participantes y este es indicador de que hay ofertas, es un icono fácil de entender, y debido al constante bombardeo el sujeto es propenso y/o presionado a comprar los productos abalados por el logotipo, ya que lo que está alrededor de la imagen del Buen fin en la publicidad no se le da importancia, por ejemplo en una lona fuera del supermercado se presta más atención al icono del evento que promete precios bajos. El icono es asimilable y la finalidad de este es por y para el consumo.

En las mercancías de la pseudocultura todos sus procesos están adaptados al consumo masivo, simplificándose los elementos complejos que requieren una concentración espiritual. […]La pseudocultura, en definitiva, supone la frivolización y trivilialización artificial de las creaciones esenciales del espíritu humano, pero creada con fines de rentabilidad económica e integración y adaptación ideológica en el sistema de la Sociedad de Consumo de Masas.[2]

Bibliografía.
Muñoz, Blanca. “Escuela de Frankfurt: primera generación ". En Román Reyes (Dir.): Diccionario Crítico de Ciencias Sociales. Terminología Científico-Social, Tomo 1/2/3/4, Ed. Plaza y Valdés, Madrid-México 2009. Pp. s/f.
Muñoz, Blanca. “Teoría crítica y escuela de Frankfurt. Teoría de la pseudocultura”. psicomundo.com. http://psicomundo.com/foros/psa-marx/teoriacritica/pseudocultura.htm (consultado: 15-Nov-2014. 11:10 hrs.)




[1] Muñoz, Blanca. “Escuela de Frankfurt: primera generación ". En Román Reyes (Dir.): Diccionario Crítico de Ciencias Sociales. Terminología Científico-Social, Tomo 1/2/3/4, Ed. Plaza y Valdés, Madrid-México 2009. Pp. s/f.
[2] Muñoz, Blanca. “Teoría crítica y escuela de Frankfurt. Teoría de la pseudocultura”. psicomundo.com. http://psicomundo.com/foros/psa-marx/teoriacritica/pseudocultura.htm (consultado: 15-Nov-2014. 11:10 hrs.)



Vive libre, Vive bien. Elra :)

El Ra

Soy un ciudadano como tú. Camino por las calles para ir al trabajo y a la escuela, mirando las obras artísticas de los que intervienen gráficamente la autómata y gris ciudad. El arte quizá no salvará al mundo ni cambiará los males que aquejan a la población, pero si nos regala momentos de reflexión, con un encriptado mensaje promoverá un bien común, y nos sacará de la monotonía y grises ciudades. Paz y Larga vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hey no te olvides de comentar y compartirlo en tus redes sociales.
Paz y larga vida!